Los mixtecos son testigos de la historia en Madera con Elsa Mejía en el concejo municipal

·3 min read

Cuando Elsa Mejía prestó juramento el miércoles por la noche como el miembro más reciente del Concejo Municipal de Madera, no fue una ceremonia normal para la especialista en comunicaciones sindical de 33 años de edad.

Después de tomar el juramento de su hermana, Daisy Jiménez, y de emitir sus tres primeros votos (la aprobación de un proceso de permisos para negocios de cannabis, la anexión de una urbanización de 10 acres y, la adhesión a un acuerdo de conciliación sobre opioides) durante una reunión de 45 minutos, Mejía salió al exterior, al estacionamiento, donde los bailarines matachines hicieron chasquear sus látigos para crear los sonidos de petardos.

Mejía –que no consiguió un nombramiento en enero para cubrir la vacante creada cuando Santos García ocupó el puesto de alcalde– ganó una elección especial el mes pasado con más del 61% de los votos para representar al Distrito 5 del centro de Madera.

Con ello, se convirtió en la primera representante indígena mexicana en cualquier concejo municipal de Estados Unidos. La noticia ha sido difundida por todos los medios de comunicación mexicanos, especialmente en Santa María Tindú, Oaxaca, donde nacieron sus padres.

Mejía es de ascendencia mixteca, y los oaxaqueños constituyen una parte considerable de los 66,700 habitantes de Madera. Más del 80% de la ciudad es latina.

Así que, ¿ser la primera mixteca en el consejo supone una presión para ella? ¿O la motiva?

“Siempre he sentido presión porque tengo grandes expectativas para las personas que ocupan cargos públicos”, dijo Mejía en español. “Por lo tanto, siento presión de mí misma”.

Mejía, que pasa con facilidad del español al inglés, destacó a los familiares y simpatizantes que abarrotaron la sala del concejo para su ceremonia de investidura.

“También sé que hay gente en mi comunidad que siente lo mismo”, continuó. “Parte de la apatía que hemos visto se debe a que nos han olvidado durante mucho tiempo”.

Mejía, reportera del Madera Tribune durante 10 años y posteriormente editora del periódico Community Alliance, reconoció la participación en sus primeras declaraciones como concejala.

“No quiero que esta sea la última vez que los veamos aquí”, dijo. “Quiero que su voz se escuche siempre porque esta es nuestra ciudad y son más que bienvenidos aquí”.

Mejía dijo que su prioridad será centrarse en las necesidades de su distrito: Mejores empleos, apoyo a las pequeñas empresas, viviendas asequibles y más oportunidades para los jóvenes.

“Conozco las necesidades que tenemos en Madera”, dijo Mejía, quien agregó que representará primero a su distrito y luego a la comunidad oaxaqueña que “ha sido ignorada por tanto tiempo.”

La campaña de Mejía, que fue dirigida por Minerva Mendoza y José Eduardo Chávez García, se apoyó mucho en el acercamiento con la comunidad oaxaqueña.

“Nuestros padres son del mismo pueblo, así que el hecho de que ella fuera mixteca fue definitivamente una ventaja”, dijo Mendoza. “La gente de la comunidad mixteca estaba muy emocionada porque querían ver que alguien de su comunidad los representara”.

Chávez García, que tiene raíces mixtecas, se unió a la campaña de Mejía porque quería que la comunidad oaxaqueña tuviera representación.

“Es una sorpresa para nuestra comunidad involucrarse políticamente aquí en los estados porque venimos de experiencias en las que no confiamos en los políticos”, dijo Chávez García, especialista principal de alcance para la Región Central de California de la Comisión de Redistribución de Distritos.

“Salimos de México o de otros países en primer lugar porque somos marginados. No tenemos la representación que merecemos”, dijo. “Eso es lo que nos sorprendió aquí. Es parte de un nuevo movimiento. Es parte de una nueva generación de oaxaqueños que estamos educando a nuestra comunidad”.

Mejía llegó a un punto muerto de 3-3 en enero con Matilda Villafán cuando el concejo no pudo decidir sobre el nombramiento para el Distrito 5. La concejala Anita Evans sugirió que Villafán era “más bien una figura materna” que tenía la “sazón” necesaria.

El miércoles, Evans, que se convirtió en la primera vicealcaldesa afroamericana de la ciudad, dio la bienvenida a Mejía al concejo y la llamó “una estrella de rock”.

“Sí, siento presión, pero al mismo tiempo me siento inspirada”, dijo Mejía.

Our goal is to create a safe and engaging place for users to connect over interests and passions. In order to improve our community experience, we are temporarily suspending article commenting